Otro año en el Olimpo: nuestra Picual recibe la medalla de oro en los ATHIOOC 2020 de Grecia

No está siendo un año fácil para nadie, pero todo es menos complicado si cuentas con el reconocimiento al trabajo bien hecho. Esa tremenda satisfacción es la que nos ha brindado la quinta edición de los Athena International Olive Oil Competition (ATHIOOC), que ha concedido la medalla de oro a nuestro aceite de oliva virgen extra en 2020. Se trata del segundo galardón para Alzay Oleum, que el año pasado se alzó con la medalla de plata en su primera participación en el certamen. La nueva presea de oro no solo supone un salto cualitativo, también representa la consolidación internacional de nuestra variedad Picual, cuya calidad ha vuelto a conquistar el paladar del jurado más exigente.

En la presente edición del certamen, celebrada el pasado 16 de mayo, han participado 400 muestras de aceite de oliva de 18 países. El jurado, compuesto por una veintena de especialistas internacionales, valoró las diferentes muestras de la cosecha más reciente. El jugo de la variedad Picual de Alzay Oleum, caracterizado por su aroma a hierba fresca y trazas afrutadas y ligeramente picantes, conquistó a los expertos catadores con el matiz picante que descansa en el paladar.

Como en una maratón clásica, el delicado trabajo familiar que predicamos en Alcalá la Real ha ido escalando posiciones hasta convertir a Alzay Oleum en un aceite gourmet de referencia de la Sierra Sur de Jaén en el mundo.

jurado athiooc 2020

Un aceite de oliva arriesgado y arraigado

Este galardón avala el esfuerzo continuado de nuestra joven marca por mejorar el producto. Producir este AOVE gourmet exige que todos rememos en la misma dirección, algo que logramos gracias a nuestro compromiso comercial y emocional con Jaén. Este premio es el fruto del apoyo incondicional de nuestra familia y amigos amigos.

La variedad picual, con la que se elabora Alzay Oleum, es embajadora de esta tierra y destaca por sus potentes efectos antioxidantes. Nuestro oro líquido procede de dos terrenos de herencia familiar ubicados en Alcalá la Real. Pero la cosecha de este año se adelantó 20 días, tras un otoño especialmente caluroso y sin lluvias que aceleró la maduración del fruto. Nos atrevimos a recoger la aceituna algo más verde de lo habitual, un sprint final que ha valido una medalla de oro.

Un ciclo respetuoso con la naturaleza y la tradición

La filosofía detrás de Alzay Oleum combina un profundo respeto por los modos sostenibles de producción, enraizados con la tradición y la innovación. Recogemos lo sembrado ‘vareando’ los árboles a lo largo de varios días, con lo que esquivamos el rocío como las horas más intensas de calor. El tiempo que discurre entre que cae la aceituna y la muelen es crítico. Para conservar todas sus propiedades tenemos que estrechar el reloj. Entre recogida y molienda apenas discurre una hora y media. De esta manera, conseguimos extraer el aceite en frío, sin superar los 25ºC, en la almazara. Este círculo virtuoso culmina con el embotellado, también en un negocio local, de una edición limitada de aceite de oliva virgen extra gourmet que se ha ganado un hueco en el Olimpo griego.

athiooc 2020

El certamen ATHIOOC

Esta quinta edición de Athena International Olive Oil Competition se ha celebrado en Lesbos. Esta isla griega está cubierta por un tupido bosque de 9 millones de olivos que sustentan el 20% de la producción de aceite nacional. El certamen y sus premios se convierten en emblema del mediterráneo y de su producto icono: el aceite de oliva. Sus galardones, además de certificar la calidad, contribuyen a la expansión de los productos ganadores en otros mercados.

Alzay Oleum 2019: la historia de una cosecha temprana que acabó en lágrimas de alegría

La tercera cosecha del aceite de oliva virgen extra Alzay Oleum, variedad Picual, ha sido la más madrugadora de todas. En condiciones normales, la aceituna no se recoge hasta bien entrado noviembre. Pero este año la climatología ha repartido unas cartas distintas. La escasez de recursos hidrológicos y las altas temperaturas de un otoño atípico han acelerado la madurez del preciado fruto de nuestros olivos. Es así: el campo también pone a prueba tus reflejos y tu capacidad de reacción.

Por este motivo, decidimos adelantar la cosecha unos 20 días. Apuesta arriesgada si tenemos en cuenta que, a finales de octubre, el envero de las aceitunas era menos apreciable que en las campañas precedentes. Pero la gloria es para los valientes y, con toda honestidad, sentíamos la curiosidad de cosechar el fruto un poco más verde de lo habitual para exprimir todo su potencial. Nuestra gloria es Jaén en estado puro.

El resultado, más allá de cualquier calificativo, es el que dictamina el análisis organoléptico. La química del aceite de oliva virgen extra no engaña a nadie. Y el veredicto de la primera cata sensorial no arroja ninguna duda (ver aquí).

El día decisivo

Es 28 de octubre y amanece en Alcalá la Real. Toda la cuadrilla ha sido convocada a las siete de la mañana en un bar familiar del pueblo. Café y tostadas de tomate con aceite de la tierra. La mejor vitamina para afrontar una dura jornada en el olivar. Pero, antes, recibimos algunos consejos de los viejos sabios del lugar: la ausencia de rocío, el estado óptimo del terreno, el dichoso cambio climático… Aunque nuestro futuro está en juego, hoy no hay espacio para la tertulia política.

Los días previos han sido algo ajetreados. Hay que preparar las herramientas, comprobar los utensilios y repasar nuestro manual para una cosecha impecable. Siempre con la mirada puesta en la meteorología. Y de ahí la primera apuesta estratégica: cosechar por la mañana para esquivar el atípico calor que azota a Alcalá la Real a partir del mediodía. Una decisión que luego será de vital importancia para la campaña, pues nos ha permitido llevar la aceituna a su estado óptimo y extraer el aceite en frío sin superar los 25ºC.

Minutos antes de la 8 ponemos pie en el campo. Allí nos espera Francisco, que ya ha preparado todo para cosechar las primeras hileras de olivos. Estamos listos para varear las ramas de aceitunas en su punto óptimo de maduración. Cruzamos miradas entre las hojas. Las sensaciones son buenas, pero nadie quiere anticiparse. Solo algún susurro atrevidamente optimista mientras cargamos el fruto en el remolque. En pocos minutos está a rebosar.

Camino de la almazara

A las 9 partimos con el primer cargamento hacia el molino. El factor almazara ha de estar perfectamente alineado con el momento de la recolección. Hay que estrechar el reloj entre la caída de la aceituna del árbol y la molienda para proteger todas sus cualidades. En poco más de hora y media emana el zumo del fruto, aún sin filtrar. El aroma, potente e inconfundible, aviva nuestros anhelos y apaga cualquier atisbo de incertidumbre: el sabor todavía es picante y ligeramente amargo, pero el frutado resulta abrumador.

Con las fuerzas espoleadas por la calidad de nuestro oro líquido, deshacemos el camino para iniciar una nueva tanda. Repetiremos el proceso varias veces, hasta que no quede oliva colgando del árbol. Sobre las 11:30 dejamos el último cargamento del día en el pequeño molino familiar. Sonrisas y abrazos de despedida hasta el siguiente mañana.

Lazos de sangre y un cocido

Para poder cosechar en una fecha en concreto y con la premisa de hacer un aove gourmet, hemos de alinear muchos factores y que todos remen en la misma dirección. Gracias a nuestras familias y amigos, todo es más ameno. No es un trabajo, es una fiesta. Como recompensa, un cocido que nuestras madres han traído hasta el olivar. Puro espectáculo.

El 29 de octubre iniciamos la segunda jornada de esta memorable cosecha. Ni rastro de temido rocío. El tiempo, otra vez, está de nuestra parte. Disipadas las dudas acerca de nuestro éxito, nos volcamos en nuestra tarea con más ilusión incluso que en el día anterior. Todo fluye favorablemente hasta completar la misión rozando el mediodía.

Por la tarde, visita al molino para evaluar la producción: un total de 750 litros de aceite de oliva virgen extra de primera calidad. Es entonces cuando miro a mi padre, el que más sabe de esto. Una lágrima se desliza por su rostro. Una lágrima de felicidad que me produce tanta satisfacción o más que la medalla de plata conseguida el año pasado en Grecia. La suerte está echada.

Un artículo de Miguel Román, fundador de Alzay Oleum.

Extra point: el aceite de oliva vigen extra Picual de Alzay Oleum está destinado a paladares selectos, restaurantes gourmet y tiendas gastronómicas de todo el mundo. Una edición limitada que dedicamos a nuestra tierra y a nuestras familias. Donde cada árbol ha sido mimado para poder obtener un AOVE fiel a nuestra filosofía respetuosa con la naturaleza. En la que conjugamos los medios tradicionales y modernos para ser eficientes en cada gota de zumo de oliva exprimido. En la que cada año adquirimos más conocimientos que aplicamos en toda la cadena de producción, con un resultado que cada día nos sorprende más. Lo tenemos muy claro: nos importa la calidad, no la cantidad. Un sabor de mil años. Esa es la promesa que llevamos hasta su mesa.

Descarga nuestro catálogo pulsando en la imagen.

Grecia premia a Alzay Oleum: medalla de plata en los ATHIOOC

El aceite de oliva virgen extra, Alzay Oleum, recibió el 20 de abril en Atenas (Grecia) la medalla de plata de los premios ATHIOOC – Athena International Olive Oil Competition. El certamen, que reivindica la importancia simbólica de la sana rivalidad y el ideal olímpico en la cuna de la aceituna, ha concedido su reconocimiento a este AOVE de Alcalá la Real, cosecha temprana de la variedad Picual, extraído en frío en una almazara familiar de la Sierra Sur de Jaén.

Más de 450 muestras de aceite oliva, procedentes de 18 países de todo el mundo, se presentaron a la presente edición de los ATHIOOC, en la que el jurado internacional concedió a Alzay Oleum una puntuación del 83.2 por ciento. El resultado organoléptico destaca, a nivel olfativo, los matices a hierba fresca, tomate y hojas de árbol, mientras que en el paladar sobresale su sabor afrutado, con un toque picante y ligeramente amargo.

aceite premiado jaen
Diario de Jaén. Sábado, 27 de abril de 2019.

La noticia, que ha tenido un notable impacto local, ha sido recogida por diferentes medios de comunicación (pulsa en los enlaces para acceder a las noticias):

> Diario de Jaén
> Ideal de Jaén
> Onda Cero Jaén
> Andalucía Información

Alzay Oleum nació hace poco más de dos años con un espíritu que también se agarra a las raíces de su tierra, a la tradición cultural del aceite de oliva y al cultivo sostenible. “Estamos realmente felices y un poco sorprendidos, ya que no esperábamos recibir un reconocimiento internacional tan pronto”, asegura Miguel Román, cofundador de este portal web (GourmetJaen.com)  junto a su socio y también paisano de Alcalá la Real, Francisco Montes, como “una ventana virtual para promocionar el oro líquido de nuestra tierra en todo el mundo”, explica.

Ceremonia de entrega de los premios en el Hotel Grande Bretagne de Atenas. Pulsa en la imagen para ver más fotos.

 

Pulsa en la imagen para descargar la evaluación completa de ATHIOOC para Alzay Oleum Picual.

 

Trabajar con ahínco para producir un aceite de oliva virgen extra de alta calidad, capaz de competir en el paladar y en los mercados internacionales con las etiquetas de reconocido prestigio de la provincia de Jaén y de Andalucía en general, es la base empresarial de Alzay Oleum. “Como pequeños productores, somos conscientes de nuestras limitaciones frente otras grandes marcas, pero tratamos de compensarlo con la experiencia de la tradición familiar, una buena formación y altas dosis de cariño en cada paso que damos”, indica Montes.

Emulando el afán artesanal de antaño, Alzay Oleum sigue un meticuloso proceso de elaboración que comienza con el vareo de los olivos (combinado con técnicas más modernas, pero siempre respetuosas con el producto), la recogida manual de la aceituna, la extracción en frío en un molino familiar y el envasado en cristal opaco para preservar todas las cualidades organolépticas del aove. “Para nosotros es fundamental la transparencia frente al consumidor, que tiene todo el derecho a conocer qué producto está comprando, cómo se ha elaborado y cuáles son sus características fundamentales”, asegura Román. Por eso, tras la extracción y filtrado, el oro líquido se somete al veredicto de diferentes catadores y al pertinente análisis en laboratorio para certificar todas sus cualidades. “No es solo cuestión de formalismo, sino de lealtad para con nuestros clientes”, indica el emprendedor alcalaíno.

Miguel Roman (izq) y Francisco Montes (dcha)

Impulso local
La incipiente trayectoria de Gourmet Jaen y, en concreto, del AOVE Alzay Oleum, no podría entenderse sin los vínculos forjados con otros agentes de Alcalá la Real. “Apostamos por un modelo económico basado en el Win to Win, en el que la suma de alianzas con otras empresas del sector genere oportunidades de expansión para todas las partes y contribuya al desarrollo económico local”, desvela Román. “Extraemos nuestro aceite en la joven almazara Cortijo El Coto, lo embotellamos en las instalaciones de la marca Esencia Andalusí y nuestra sede fiscal está fijada en el vivero de empresas de Llano Mazuelos”, añade Montes.

Además de la variedad Picual, Alzay Oleum también produce el jugo de otro tipo de olivo que a punto estuvo de desaparecer: el aceite Lucio. Esta variedad, genuina de Granada, ha cobrado un fuerte impulso gracias en parte al empeño de algunos productores locales.

“Pese a que una gran parte de los consumidores todavía está poco familiarizada con la cultura del aceite, existe un mercado cada vez más exigente que demanda nuevas sensaciones en el paladar. Y eso se traduce en una segunda oportunidad para variedades selectas como la propia Lucio, que además cuenta a su favor con una historia y un sabor singular”, explican los fundadores de Alzay Oleum.

Sobre ATHIOOC
El sueño de la celebración de un concurso internacional de aceite de oliva en Grecia se hizo realidad en 2016 con la organización del primer ATHIOOC en Atenas, cuna mítica de la cultura del aceite de oliva.

El objetivo del certamen es poner de manifiesto la importancia simbólica de la participación y el valor de la victoria en Grecia, un país que no sólo es la cuna de la aceituna, sino también la patria de la sana rivalidad y del ideal olímpico.

Pin It on Pinterest

Aviso

Cosecha agotada

Sentimos comunicarte que nos hemos quedado sin aceite. Esa es la parte menos buena de tener una buena cosecha. ¡Pero no te preocupes! En noviembre volveremos con un oro líquido tan bueno o más que los anteriores. Si quieres, haz tu reserva ahora y no te quedes sin él.